Dieta saludable


Cómo hacer una dieta saludable

Equilibra tu alimenteción

Bajar de peso es a prioridad de muchas personas (al menos eso es lo que dicen), y por eso buscan con enconado afán un régimen alimenticio que les permita formar la figura esbelta con la que tanto sueñan. Opciones, hay mucho de donde escoger, las dietas están a la orden del día y solo es cuestión de que navegar en la red para que descubrir la avalancha de nuevas dietas que inundan el mundo virtual. ¿Cuál de todas escoger? No es un tema tan sencillo, y por eso necesitas de algunos consejos para tomar una sabia decisión.

Mira como va tu metabolismo

Para hablar de dietas y alimentación es preciso que abordemos el tema del metabolismo, sencillamente porque es a través de este proceso que nuestro cuerpo quema grasa; si el metabolismo es lento el organismo se va a ver en dificultades para realizar con eficiencia sus funciones. Según el sitio http://alo.co/, en cada persona en particular operan diferentes procesos metabólicos que dependen de factores como la edad, genética y estado patológico, entre otros. Para saber cómo es tu metabolismo la página web en mención realiza un test donde se pregunta acerca de los antojos más comunes, el tipo de carne que más nos gusta y las enfermedades que con mayor frecuencia se han padecido. De acuerdo con las respuestas se podrá determinar si la persa presenta un metabolismo "tipo proteico", un metabolismo "tipo carbohidrato" o un metabolismo "tipo mixto", y según cada caso, se estaría definiendo un menú especial.


Empieza a realizar cambios

Haz la tarea y empieza a buscar información sobre variados planes alimenticios. Profundiza los datos que encuentres e indaga si el plan que llamó tu atención es seguro; no te dejes llevar como un ente por las promesas que hacen algunos incautos que prometen perder peso en tiempo relámpago, no es así de fácil. Una dieta segura se caracteriza por reducir el consumo de calorías a la vez que incluye las suficientes vitaminas, minerales y proteínas para que tu organismo funcione en óptimas condiciones.

Revisa lo que estás comiendo. No tienes que dejar de plano todos los alimentos que te gustan para bajar de peso, pero si sería bueno elegir entre ellos los más saludables para ir modificando poco a poco tus menús. En vez de refrescos puedes empezar a tomar más jugos naturales. ¿Qué tal si en lugar de tanta carne comes más pescado, pollo o carne de cerdo? Los antojitos de la tarde como las empanadas, los pasteles de carne o los bizcochos podrían ser reemplazados por frutos secos como maní o avellanas, también puedes destapar un paquete de galletas integrales y bajarlas con yogur griego a media tarde.

Es aconsejable que lleves un diario donde anotes todo lo que comes ya que así vas a tener un mayor control de los alimentos que ingresan a tu organismo. Recuerda siempre planificar con antelación tus platos.

Dicen que el desayuno es la comida más importante del día, por eso debes poner mucha atención a lo que preparas en la mañana antes de iniciar tu jornada. El sitio http://www.semana.com/ señala que el desayunarse todos los días ayuda a prevenir el aumento de peso, previene la hipoglicemia, ayuda a combatir la ansiedad, a mejorar el metabolismo y a mantener despierta la mente a lo largo del día. Incluye carbohidratos para que tu energía este full, especialmente si tienes que mantenerte activo tanto física como mentalmente. Una forma de consumir carbohidratos saludablemente es a través de cereales integrales. Añade calcio para que tus huesos y dientes estén siempre fuertes.

Cuando sirvas tus comidas recuerda incluir un plato de verduras crudas para acompañar las legumbres, la pasta o el arroz (integrales, de ser posible estos dos últimos). Finaliza el día con proteínas como huevos, pescados, tofú o carnes magras y acompaña con purés o una porción de vegetales.

Es aconsejable que visites un nutricionista competente para que te brinde toda la asesoría que necesitas, de esta forma te será más fácil lograr el peso ideal sin poner en riesgo tu salud. No improvises, recuerda que las cosas buenas siempre se toman su tiempo.