Dietas peligrosas

¿Cúales son esas dietas más peligrosas?

Para algunas personas, bajar de peso es casi que una obsesión, por eso no tienen reparos en aplicar a cualquier fórmula que se les cruce por el camino sin considerar los potenciales peligros que para su salud pueda representar. No se trata de perder peso así no más, porque sí; la idea es cuidar nuestra alimentación sin exponer nuestra integridad física a cambio de algunas libras menos. En este artículo te diremos cuales son algunas de las dietas más peligrosas a las que nunca debes exponerte. Lee bien lo que sigue, si continúas con dudas consulta con un especialista.

La dieta Atkins

Este régimen obliga a la disminución considerable de carbohidratos. La principal fuente de energía de esta dieta proviene de alimentos como la lechuga, es decir que, a menos que seas Bugs Bunny, no vas a contar con la energía suficiente para enfrentar tu día a día. En contraposición se estimula el consumo de proteínas y grasas en la cantidad que se desee: carne, huevos, pescado, queso, mantequilla y aceite siempre a la orden del día.

Un desayuno típico de esta dieta consta de huevos revueltos. A medio día se puede optar por ensalada con pechuga de pollo a la plancha y ya finalizando el día un poco de pescado con ensalada.

No vamos a decir que no se va a perder peso, porque efectivamente se pierde, pero... ¿a qué costo? Cuando se ingiere tanta grasa animal hay riesgo inminente de un aumento en los niveles de colesterol. Si se comen muchas proteínas los riñones se pueden ver afectados, además no se va a contar con las vitaminas que aporten la energía suficiente para que el cuerpo realice sus funciones con normalidad. Dirán que una dieta que prohíba el consumo de frutas y verduras es de locos; pues bien, este es el caso.

La dieta Dukan

Si bien es cierto que para conocedores del tema y especialistas esta resulta ser "el coco de las dietas", lo cierto es que muchas personas aún hoy alaban este régimen. Igual que la anterior, efectivamente ayuda a adelgazar, pero volvemos a preguntar: ¿a qué costo? Su plan de alimentación incluye abundantes proteínas, aunque no es tan severa como la dieta Atkins. Esta dieta está dividida en cuatro fases, la duración de cada una dependerá de los kilos que queramos perder.

Comenzando, la dieta Dukan solo da vía libre al consumo de alimentos ricos en proteínas, su duración máxima es de diez días. La segunda fase se caracteriza por alternar el consumo de proteínas con la ingesta de verduras. Una vez alcanzada la meta propuesta se da inicio a la tercera fase, que consiste en estabilizar el peso. Gradualmente se van consumiendo más alimentos ricos en carbohidratos. En la cuarta y última fase es cuando la persona vuelve a comer con normalidad.

Para los expertos, esta dieta representa un peligro para los riñones y el hígado. Además, de acuerdo con el sitio https://www.muyinteresante.es/, esta dieta podría originar desequilibrios nutricionales que desencadenen alteraciones somáticas, psicológicas, hormonales, de crecimiento o de rendimiento.

La dieta de la clínica de mayo

Ya habíamos mencionado en un artículo anterior las principales características de la dieta de la clínica de mayo, y aunque hay voces a favor de este plan alimenticio, hay otras que lo desaprueban enérgicamente. Para empezar, hay especialistas que aseguran que esta dieta nada tiene que ver con la famosa y aclamada institución sino que simplemente se trata de una "dieta milagro". Señalan que aparte del efecto rebote, este plan alimenticio puede provocar peligrosas consecuencias para la salud debido a la deficiencia de calcio que se da al llevarla a cabo.

La dieta Detox

Para bajar de peso no te tienes que matar de hambre, sin embargo eso es lo que propone esta dieta. Bueno, casi. Según el plan de desintoxicación, en esta dieta unos días están dedicados exclusivamente al consumo de agua, sopa de verduras y zumos. Es cierto que se pierde peso, y también es cierto que se gana con mucha facilidad, sin mencionar que en el proceso vamos a estar decaídos, con dolor de cabeza y con mal aliento.

Bajar de peso no es algo que se logre en cuestión de días, si en verdad se quiere aplicar a un método que sea saludable. A una alimentación balanceada debe sumarse una rutina de ejercicios que ayude a sacar esa grasa acumulada. No crean en falsas promesas; esfuerzo, disciplina y dedicación, he ahí la clave.